Los químicos, a medida

medios_singlePocas empresas pueden celebrar su 120.º aniversario y además, demostrar que han impulsado el negocio casi desde la nada. La distribuidora Escuder es una de ellas. La empresa nació el año 1896 en manos de José Escuder, un empresario de Barcelona que decidió entrar en el sector de la distribución de productos químicos en farmacias y droguerías de barrio.

Levantó la persiana en la calle Entença de Barcelona y más adelante, cuando empezó a vender a pequeños fabricantes, se trasladó a la calle Provença, cerca del paseo de Gràcia. La empresa cambió de manos en los años sesenta, cuando Òscar Vidal e Isabel Jorquera, abuelos del actual director general de la empresa, Sam Jul, compraron el negocio con dos socios más. La gran expansión, explica, llegó 30 años más tarde, cuando Escuder cerró un acuerdo con la multinacional alemana Henkel para distribuir en España productos químicos del ámbito de la cosmética y más tarde, cuando cerró otro acuerdo con los fabricantes alemanes de esencias y aromas Dragoco y Harmann&Reimer. Así, Escuder dejó de vender en farmacias y droguerías y se convirtió en proveedor de fabricantes de productos de farmacia y cosmética del Estado. El volumen de negocio creció y Escuder se trasladó primero a Terrassa y entrados los 2000 a Rubí, sede actual de la empresa.

En los últimos 15 años, Escuder ha sufrido la crisis económica y ha perdido la distribución de Henkel. Pero aun así, Jul asegura que las ventas del negocio siempre han crecido gracias a nuevas alianzas. “En el 2006 conseguimos la distribución en exclusiva de las esencias para cosmética y perfumería de la francesa Parf’ex y el año 2008, compramos la empresa catalana Sosel, dedicada a la distribución de vaselinas. Hoy ofrecemos 4.000 referencias (más de 1.000 en stock), entre productos químicos de la industria cosmética (40%) aromas alimentarios (30%), químicos para la industria farmacéutica (20%) y otras industrias como la automoción (10%)”.

Escuder, que da trabajo a 28 personas, facturó 12,4 millones en el 2015, y según Jul, obtuvo un beneficio neto de 700.000 euros. Este año prevé crecer un 3% y en el 2017, superar los 13 millones. En los próximos años, el director asegura que invertirá entre 2 y 3 millones de euros en renovar las instalaciones. También trabajará para incrementar las ventas en el exterior, que hoy sólo suponen un 7%, entre Francia y Portugal.

Si Escuder ha podido celebrar sus 120 años de existencia, Jul apunta que es gracias a su servicio personalizado.“ Somos intermediarios entre fabricantes de materias primas y fabricantes de productos finales. Nos adaptamos a sus necesidades, ya sean pedidos pequeños o grandes. Eso es lo que nos diferencia de la competencia, que sólo trabaja con volúmenes fijos”.

Fuente: La Vanguardia

Ver articulo original

 

By | 2017-05-04T14:00:35+00:00 15/02/2017|